Desarrollar una cultura de aprendizaje, un imperativo para la empresa

netpartner_desarrollar_cultura_aprendizaje
NetPartner: Desarrollar una cultura de aprendizaje, un imperativo para la empresa

Toda empresa que desee prosperar -o al menos sobrevivir al complejo y cambiante mercado- debe innovar constantemente y mantenerse siempre un paso por delante de los deseos del mercado. Por ello, crear y fomentar una cultura de aprendizaje en las organizaciones debería ser una prioridad.

Para ser capaz de asumir los retos actuales y ser más competitivas, las empresas necesitan promover un aprendizaje constante e implementar procedimientos encaminados al desarrollo de su elemento más importante: el talento humano.

En primer lugar, vamos a responder a la siguiente pregunta: ¿qué es una cultura de aprendizaje?

Una cultura de aprendizaje es una cultura corporativa basada en la idea de que el aprendizaje y desarrollo contante de los miembros de la organización es vital para el éxito de ésta.

El talento humano de una empresa es su mejor y mayor recurso y por ello es fundamental ofrecerles el entorno adecuado en el que puedan desarrollarse, estando inmersos en un proceso de aprendizaje continuo.

La cultura de aprendizaje de una empresa sería el conjunto de valores, procesos y prácticas que alientan a sus colaboradores a incrementar su conocimiento, competencias y habilidades.

El aprendizaje organizacional es un proceso que permite adquirir conocimientos y capacidades para innovar, afrontar los retos, adaptarse a los cambios y actuar a favor del crecimiento y progreso de la empresa.

Fomentar una cultura de aprendizaje en la empresa debe ser considerada como una estrategia para adaptarse a un entorno complejo, cambiante y, a veces, impredecible.

¿Cómo instaurar una cultura de aprendizaje en la empresa?

Para instaurar y fomentar una verdadera cultura de aprendizaje en la empresa no basta con ofrecer unos cursos de formación; se trata de involucrar a los miembros de la organización y generar en ellos un deseo real de desarrollarse, avanzar y mejorar. De esta manera, si el talento humano crece, la empresa también lo hará.

El aprendizaje organizacional puede tomar diversas formas: aprendizaje informal, cursos presenciales, formación e-learning, aprendizaje autónomo, espacios de interacción para fomentar el aprendizaje social (aprendizaje construido conjuntamente), etc.

Cada empresa es responsable de definir su propia estrategia, siempre teniendo en cuenta que, para fomentar una verdadera cultura de aprendizaje, debe convertirse en un lugar que estimule y desarrolle el talento de todos los miembros que forman parte de ella.

Y cada persona debe ser responsable de gestionar su propio aprendizaje. Los Directores de Recursos Humanos deben ser capaces de contribuir para que este aprendizaje ocurra de la mejor manera facilitando los recursos adecuados a través de los soportes adecuados, de forma que sean 100% accesibles en el momento preciso.

En cualquier caso, para instaurar una cultura de aprendizaje en una empresa es necesario desarrollar un ambiente que promueva la comunicación fluida, la confianza, el sentido de pertenencia, la motivación, el apoyo, el intercambio y la colaboración.

El aprendizaje organizacional es una fuente para la competitividad de las empresas. Contar con colaboradores capaces de aprender constantemente y generar valor es algo que la competencia no puede imitar.

Beneficios de fomentar una cultura de aprendizaje en la empresa

Si una empresa se preocupa por crear y difundir una cultura de aprendizaje obtendrá dos beneficios principales:

Mejorar la posición competitiva y la productividad de la empresa

Si una empresa se preocupa por crear y difundir una cultura de aprendizaje, será más competitiva. Algunas razones por las que esto sucede son:

  • Fomenta una diferenciación en el mercado, debido a la innovación constante. Estas empresas tienden a adelantarse y descubrir futuras demandas del mercado, ofreciendo una mejor respuesta a sus clientes.
  • El aprendizaje constante mejora la flexibilidad y agilidad a la empresa para responder a las demandas cambiantes del mercado. Los trabajadores, al mantenerse actualizados, poseen conocimientos que les permiten reducir el tiempo de respuesta ante los retos planteados y los nuevos proyectos.
  • Aumenta la productividad. Diferentes estudios demuestran que fomentar una cultura de aprendizaje en la empresa mejora la productividad de los trabajadores.

Atraer y retener talento

El mundo laboral actual es cada vez más competitivo y exigente. Los profesionales son conscientes de las ventajas que ofrece una empresa que les ofrezca oportunidades de desarrollarse y ampliar sus conocimientos.

Trabajar en una empresa que esté involucrada en el desarrollo del potencial de cada empleado resulta atractivo para los mejores profesionales.

Las empresas con una verdadera cultura de aprendizaje tienen más facilidad para atraer y retener talento, ya que los profesionales se sienten valorados, motivados y satisfechos. Cuando una persona sabe que la empresa apuesta por ella y le apoya para que dé lo mejor de sí misma, estará más comprometida y, por lo tanto, se reduce la posibilidad de que abandone la compañía.

Desarrollar una cultura de aprendizaje significa apostar por el mayor activo de la empresa: el potencial de sus trabajadores.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Las siguientes reglas del RGPD deben leerse y aceptarse:
Este formulario recopila tu nombre, correo electrónico y e contenido para que podamos realizar un seguimiento de los comentarios dejados en la web. Para más información revisa nuestra política de privacidad, donde encontrarás más información sobre dónde, cómo y por qué almacenamos tus datos.