Desmontando mitos del e-learning #3: “No tiene suficiente calidad…”

netpartner_desmontando_mitos_elearning
NetPartner: Desmontando mitos del e-learning #3: “No tiene suficiente calidad…”

Una de las etiquetas que todavía acompañan al e-learning es la de “falta de calidad”, lo que hace dudar a ciertas empresas a la hora de implementarla como solución formativa entre sus trabajadores. Si analizamos el porqué de este aparente inconveniente hay que reconocer que en su primera época la calidad no estaba entre sus principales objetivos, ni tampoco entre sus virtudes.

El tiempo ha pasado y con él no sólo ha avanzado la tecnología, sino también la forma de entender el e-learning. Tras varias décadas en las que el e-learning no ha hecho más que evolucionar, podemos afirmar con total rotundidad que el nivel de calidad que ha alcanzado permite satisfacer plenamente las necesidades de ambos compañía y empleado.

Hoy en día se hace patente una máxima de la que ya nadie duda: sin calidad, el e-learning no funciona. Pero, ¿qué aspectos son los que consiguen un resultado óptimo en esta modalidad formativa?

Existen muchas variables que marcan la diferencia, entre ellas el modelo pedagógico de los cursos, que será el que actúe como base de todo el programa y el que defina aspectos como su estructura, contenido y estrategia de aprendizaje.

Unos contenidos de calidad ajustados a las expectativas tanto de la compañía como de los trabajadores son igualmente fundamentales para asegurar un e-learning efectivo. Contenidos e-learning que deben ser eminentemente coherentes, claros y prácticos para los participantes en la acción formativa, además de estar diseñados de forma suficientemente atractiva y motivadora.

Se hace evidente también la necesidad de disponer de una plataforma e-learning usable y accesible que permita el desarrollo de los contenidos. Un espacio pensado para que tanto los alumnos como los formadores, tutores y gestores de la formación obtengan el máximo rendimiento de su inversión, disponiendo de todas las herramientas y recursos necesarios para ello.

No podemos olvidarnos del tutor e-learning como factor clave y plus de calidad en el proceso de formación, que no sólo es responsable de acompañar al alumno a lo largo de su propio proceso de aprendizaje, sino también de convertirle en protagonista y mantenerle motivado para que no pierda el interés por el curso, al tiempo que se potencia su participación para un mejor aprovechamiento del mismo.

El trayecto de la evolución del e-learning tiene su última parada en los entornos colaborativos de aprendizaje, donde las herramientas 2.0 facilitan y potencian el aprendizaje de un grupo o colectivo a partir de la interacción social y el intercambio de opiniones, recursos y experiencias de los participantes.

Por todo ello, afirmar que el e-learning carece de calidad no es, hoy en día, rigurosamente cierto. Sin embargo, en el mercado hay apuestas más o menos óptimas. Como en todo en esta vida, de una correcta elección de proveedores dependerá que descubramos todo lo que esta modalidad formativa puede llegar a ofrecer a nuestros intereses.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Las siguientes reglas del RGPD deben leerse y aceptarse:
Este formulario recopila tu nombre, correo electrónico y e contenido para que podamos realizar un seguimiento de los comentarios dejados en la web. Para más información revisa nuestra política de privacidad, donde encontrarás más información sobre dónde, cómo y por qué almacenamos tus datos.