Competencias clave para convertirte en un «directivo diez»

Teniendo en cuenta que las competencias no son un rasgo de la personalidad, ni conocimientos aislados, sino comportamientos, se da por hecho que pueden mejorarse y desarrollarse. Por tanto, debemos prestar atención a aquellas competencias clave que permiten a la persona convertirse en un “directivo diez”. Entre ellas se encuentra la capacidad de tener iniciativas creativas, o lo que es lo mismo, ideas innovadoras para introducir o modificar cualquier aspecto que concurra en beneficio de la empresa.

Otras competencias necesarias en cualquier directivo son la capacidad de tomar decisiones en el modo adecuado y momento oportuno, y la de comunicar, que no es más que escuchar y transmitir ideas de manera efectiva.

Ser íntegro en cualquier situación también se considera necesario, así como fomentar un ambiente de colaboración, comunicación y confianza entre todos los miembros del equipo. Un buen directivo sabe escuchar y prestar atención a lo que le quieren transmitir otros miembros de la compañía. De esta manera se enriquece el ambiente, evitando que se den malos entendidos y rumores que solo contribuyen a entorpecer el desarrollo de la actividad. Un directivo eficaz tampoco debe olvidar cultivar su resiliencia o capacidad de soportar la presión y salir fortalecido incluso en los momentos de fracaso.

La gestión del tiempo es otra de las competencias claves. Hay que priorizar, programar y ejecutar objetivos y actividades en el plazo previsto. Una competencia tan necesaria como la gestión de los conflictos. Un directivo eficaz es capaz de diagnosticar, afrontar y resolver los conflictos interpersonales con rapidez y la profundidad necesaria para que no afecten al trabajo diario.

La capacidad para trabajar en equipo fomentando la participación y el respeto, y la flexibilidad o capacidad de adaptar nuestra visión a cada una de las posibles interpretaciones de la realidad puede ser la diferencia entre el éxito de una labor o su fracaso. Los directivos tienen que utilizar la persuasión y su capacidad de influencia, entendida ésta como ser capaz de conseguir que los demás contribuyan a conseguir un objetivo.

Llevar a nuestro terreno a los demás es todo un arte. Por ello, la capacidad del profesional como negociador también se considera importante, ya que no sólo hay que tener los argumentos adecuados, sino saber transmitirlos acertadamente, sin que den lugar a dudas.

Dirigir por objetivos, marcando pequeñas metas y organizando equipos en función de éstas, es otra competencia que es necesario trabajar. Hay que saber distinguir entre lo urgente y lo importante, y mejorar el control de la gestión de la empresa de forma precisa, al tiempo que se evalúa la situación real de la compañía. Por otro lado, el directivo no sólo debe estar motivado, sino también debe saber cómo motivar, ya que de esta manera el resto de los profesionales serán más productivos.

Un directivo eficiente supera constantemente tanto las expectativas de sus compañeros como las suyas propias. En cualquier caso, la última competencia que debe desarrollar la persona que lidera a un equipo es su capacidad de cambio personal. Un profesional que se adapta, adquiere nuevos conocimientos y modifica hábitos cuando es necesario es garantía de éxito. Pero para ello hay que tener claro que la verdadera gestión del cambio empieza por uno mismo; es el primer paso para conseguir que cada miembro de un equipo consiga ser la mejor versión de sí mismo.

La gestión de competencias directivas de los líderes es clave para la consolidación y el desarrollo de cualquier compañía, y está directamente relacionado con la calidad del trabajo y con la mejora de los resultados empresariales. Los expertos consideran que dicha gestión es un medio directo para proporcionar resultados óptimos para la empresa.

En un entorno empresarial tan cambiante y complejo como el actual se hace más necesario que nunca que los equipos estén comprometidos, coordinados y correctamente liderados por directivos capaces de identificar las oportunidades de éxito y deshacerse de los inconvenientes que te abocan al fracaso.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Las siguientes reglas del RGPD deben leerse y aceptarse:
Este formulario recopila tu nombre, correo electrónico y e contenido para que podamos realizar un seguimiento de los comentarios dejados en la web. Para más información revisa nuestra política de privacidad, donde encontrarás más información sobre dónde, cómo y por qué almacenamos tus datos.