Desmontando mitos del e-learning #1: “No es eficaz…»

netpartner_desmontando_mitos_elearning
NetPartner: Desmontando mitos del e-learning #1: “No es eficaz..."

Eficacia, del latín efficacia. Dícese de la capacidad de alcanzar el efecto que se espera o desea tras la realización de una acción. Esta definición, que encontramos en cualquier diccionario, se convirtió durante mucho tiempo en la crítica de aquellos que no confiaban en cualquier tipo de formación que no fuera presencial.

Si bien es cierto que muchos de los primeros proyectos de aprendizaje bajo modalidad e-learning no fueron todo lo acertados que podría haberse esperado de ellos, cuesta comprender como, a día de hoy, seguimos encontrando empresas que dudan o desconfían sobre la eficacia del e-learning.

La comparación entre formación presencial y a distancia probablemente nunca deje de existir. Pero sólo a través de la información podremos evitar dudar de los beneficios de la segunda frente a la primera.

Para desmontar el mito de la poca eficacia del e-learning, nada mejor que asomarse a los resultados de la inversión realizada en e-learning por parte compañías de todo el mundo, que no solo superan las más altas expectativas, sino que también demuestran que esta modalidad formativa, lejos de presentar signos de desaceleración, presenta un futuro cada vez más brillante.

¿Cuáles son los argumentos que ponen en evidencia la afirmación de que el e-learning no es eficaz? Entre otras muchas razones, la primera que señalan los propios trabajadores es la posibilidad de llevar un ritmo de aprendizaje propio, sin los corsés que supone una formación limitada a un lugar, espacio y tiempo determinado. El hecho de que cada alumno pueda llevar el ritmo con el que se siente más cómodo es, sin duda, una de las ventajas más destacables de la formación a distancia para el alumno, que se ve complementada con una participación más activa respecto a la formación presencial. El trabajador, así, se vuelve protagonista de su propio proceso de aprendizaje, al poderse acercar a contenidos disponibles en todo lugar y momento, lo que le lleva a dejar de ser un simple receptor de información.

Por otra parte, el e-learning cuenta con otras ventajas que benefician tanto al empleado como a la propia empresa, convirtiendo a esta modalidad formativa en sumamente eficaz. La principal es que, con este aprendizaje se consigue una mayor rapidez y agilidad en la transmisión de conocimiento. De este modo, no solo se reducen los tiempos de aprendizaje, sino que también se favorece el aprendizaje informal, con todas las ventajas que esto supone. Todo ello en su conjunto aumenta la rentabilidad de las organizaciones, que ya han descubierto los beneficios que supone este tipo de formación.

Por otra parte, las ventajas del e-learning no solo son una percepción subjetiva de trabajador y empresa. Diversos estudios internacionales demuestran que, efectivamente, se trata de una formación realmente eficaz. Según un informe elaborado por The Research Institute of America, la educación a distancia tiene el poder de aumentar las tasas de retención de información hasta un 60%. Esto significa que el e-learning, no sólo es más rentable, sino también más eficaz en relación a la cantidad de conocimiento adquirida durante el proceso de aprendizaje.

Y si la eficacia se mide a través de parámetros relacionados con la productividad o el tiempo, las cifras que aparecen en los diversos informes internacionales ponen de manifiesto que la formación a distancia marcha por buen camino. IBM, en un reciente estudio, señala que las compañías que utilizan herramientas y estrategias de e-learning tienen el potencial de aumentar la productividad hasta un 50%. Un ahorro de capital al que también hay que sumarle una inversión de tiempo, pues los expertos consideran que el tiempo de capacitación con el e-learning se reduce en un 60%.

Por último, hay que recordar que la formación a distancia ocupa un destacado papel en la política de desarrollo de las competencias de las grandes compañías que quieren adaptar lo más rápido posible las capacidades de sus empleados a las exigencias del mercado. La razón no es otra que la optimización de costesSon innumerables las destacadas compañías nacionales e internacionales que ya apuestan por esta modalidad formativa con excelentes resultados. ¿Apostarían por ella si, a pesar de conllevar una reducción de costes, no estuvieran convencidos de que es realmente eficaz? ¿La apoyarían los departamentos de desarrollo si a sus trabajadores no les pareciera totalmente eficiente? La respuesta a estas cuestiones, más allá de las cifras objetivas de mercado, desmontan por si solas el mito de la falta de eficacia en el aprendizaje a distancia.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Las siguientes reglas del RGPD deben leerse y aceptarse:
Este formulario recopila tu nombre, correo electrónico y e contenido para que podamos realizar un seguimiento de los comentarios dejados en la web. Para más información revisa nuestra política de privacidad, donde encontrarás más información sobre dónde, cómo y por qué almacenamos tus datos.